Barbacoas de Gas

Si estás pensando en cambiar tu barbacoa de carbón por una barbacoa de gas, estás en el lugar indicado. Quizás has oído las ventajas acerca de su rápido encendido o sobre la comodidad de no tener que volver a echar carbón deteniendo el cocinado, con la de gas la temperatura continuará constante durante todo el tiempo. En cualquier caso conviene saber cómo funciona, qué elementos la componen, cuáles son las ventajas que aporta respecto a las de carbón y en qué debes fijarte para elegir la que más te conviene. En De Tropen® estaremos encantados de aconsejarte, ven a visitarnos y compara los diferentes modelos que tenemos en exposición.

Principales ventajas de la barbacoa de gas

  • El encendido se realiza con solo pulsar un botón. Un sistema tan sencillo como el de una hornilla, la llama sale a través del quemador y a los 5 minutos ya se puede empezar a cocinar. Es tan rápido que te pensarás dos veces si prefieres ensuciar la cocina o salir al jardín a encender tu nueva barbacoa de gas.
  • No produce humo al encenderse y durante la cocción la grasa cae sobre los difusores que están justo encima de los quemadores. Tiene un recipiente situado debajo de la cuba donde se recoge el exceso de grasa producido durante el cocinado.
  • El control de la potencia del fuego es muy sencillo y se realiza a través de los mandos que manejan cada quemador. La temperatura llega hasta los 250-300º, una vez alcanzada la temperatura es muy fácil mantenerla constante, lo cual es decisivo para algunos platos. La mayoría de modelos de gas incorporan un termómetro para tener un control absoluto de la temperatura.
  • Permite diferentes tipos de cocinado. Podrás elaborar desde una barbacoa clásica hasta recetas más elaboradas. Además, se convierte en un potente horno gracias a su tapa, lo que multiplica las opciones de cocinar platos saludables. Algunos modelos incorporan planchas y accesorios concretos para pizzas, verduras y pollos enteros.
  • No produce ceniza por lo que se limpia con facilidad. La grasa que mancha la cuba o zona de cocción se limpia de vez en cuando, de acuerdo con el uso. Se puede recurrir a la pirólisis (calentar la zona de cocción con la tapa bajada unos 15 minutos) para quemar los restos de barbacoas anteriores y simplemente retirarlos, cuando se enfrían. Muchas de las partes móviles, como rejillas, planchas o difusores, se lavan en el lavavajillas.

¿Cómo funciona una barbacoa de gas?

La barbacoa de gas se alimenta con gas, a través de una manguera y un regulador que se conecta a la bombona, tanto la manguera como el regulador no vienen siempre incluidos con las barbacoas de gas.

La mayoría de modelos cuenta con un lugar específico para colocar la bombona en el carro o estructura. Una vez comprobada la conexión y abierto el regulador, con pulsar el botón de encendido aparece la llama de los quemadores, que son los que calientan la parrilla o plancha. Con el mismo funcionamiento, hay barbacoas que se pueden conectar directamente desde una instalación de gas natural.

 

Abrir Whatsapp
1
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En que podemos ayudarte?